¿Consumo de carne = cáncer? Aclarando dudas del informe de la OMS

El lunes pasado salió a la luz una noticia taaaaaaaaan compartida en todos los medios que definitivamente sentí que tenía que dedicar un #miércolesdepost al respecto.

¿Comer carne roja produce el mismo riesgo de cáncer que fumar? ¿Todas las carnes son iguales? ¿Cuánta carne puedo comer? En este post pretendo aclarar todas sus dudas.

¿Comer carne en todos los casos produce cáncer?

NO. El CIIC (Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer), órgano que pertenece a la OMS (Organización Mundial de la Salud), clasificó el consumo de carne roja en el Grupo 2A y el consumo de carne procesada en el Grupo 1. ¿Qué significa esto?

Los agentes carcinogénicos, según la evidencia científica, se clasifican en 5 diferentes grupos:

  • Grupo 1: “Carcinógeno para el ser humano”. Hay pruebas suficientes que confirman que puede causar cáncer a los humanos; en él se han incluido hasta la fecha 118 agentes, entre ellos el tabaco.
  • Grupo 2A: Hay pruebas suficientes de que puede causar cáncer a los humanos, pero actualmente no son concluyentes; 75 agentes.
  • Grupo 2B: Hay algunas pruebas de que puede causar cáncer a los humanos pero de momento están lejos de ser concluyentes; 288 agentes.
  • Grupo 3: Actualmente no hay ninguna prueba de que cause cáncer a los humanos; 503 agentes.
  • Grupo 4: Hay pruebas suficientes de que no causa cáncer a los humanos; 1 agente.

¡Importante!, el consumo de carne procesada se relaciona con cáncer colorrectal, no con todos los tipos de cáncer.

¿Cuáles son las carnes rojas y cuáles son las carnes procesadas?

La carne procesada es la que ha sido transformada para conservarla más tiempo o mejorar su sabor, algunos ejemplos son salchichas, jamón, chorizo, longaniza, tocino… La carne roja, en cambio, es aquella que viene del músculo de cualquier mamífero (res, ternera, cerdo, caballo, cabra), por eso el pollo no es carne roja, ya que viene de un ave, no de un mamífero.

¿Qué tanto riesgo tengo de desarrollar cáncer si como carnes procesadas?

El propio director del centro afirma que el riesgo individual de desarrollar cáncer colorrectal por el consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida; y ojo que en este caso se refiere al riesgo relativo, no absoluto. ¿A qué se refieren esto? Por ejemplo, jugar 2 veces a la lotería en toda tu vida en vez de jugar solo 1 vez, incrementa el “riesgo” relativo de ganar en un 100%, sin embargo, el aumento en el riesgo absoluto sigue siendo muy muy bajo.

Recordemos que el cáncer es una enfermedad multifactorial donde intervienen factores genéticos, ambientales y de hábitos de vida. Es obvio que no tiene el mismo riesgo una persona que consume todos los días carne, fuma y bebe alcohol; que una persona que consume carne acompañada de una ensalada rica en fibra y antioxidantes, bebe té verde y no fuma.

En un post que escribí hace tiempo les explicaba cómo se genera el cáncer y me parece necesario resaltar algunos de los puntos que ahí menciono (aquí el link). En el proceso de formación del cáncer primero entran sustancias dañinas al cuerpo en forma de procarcinógenos (no activas) como el tabaco y las carnes procesadas. El procarcinógeno tiene 2 opciones, activarse y convertirse en carcinógeno o detoxificarse gracias a agentes detoxificantes. Los agentes detoxificantes los encontramos en muchos alimentos como:

  • Las crucíferas (brócoli, coliflor y coles)
  • El ajo y la cebolla
  • El cacao, las uvas y los frutos rojos
  • Los cítricos
  • El té verde

Si llega a convertirse en carcinógeno éste a su vez tendrá 2 opciones, unirse al ADN de la célula y dañarlo o detoxificarse gracias a agentes detoxificantes. Una vez unido al ADN, puede progresar a tumor y luego a cáncer o inactivarse gracias a los agentes antipromotores y NO proliferar a tumor ni a cáncer. Algunos agentes antipromotores son:

  • La fibra, presente en granos enteros, frutas y verduras.
  • La vitamina A presente en pescados, mariscos, huevo y verduras
  • El selenio presente en mariscos, granos enteros, verduras y ajo.
  • El calcio presente en tortillas de maíz, frutos secos, sardinas y anchoas.

cáncer-y-dieta

¿Ven la importancia de tener una dieta variada y no tanto de satanizar un alimento?

¿Qué cantidad de carne procesada y carne roja podríamos consumir?

Sobre las carnes procesadas lo máximo recomendado serían 140 gramos por semana, 20 gramos al día, lo que pesan 2 rebanadas delgadas de tocino o 1/3 de salchicha. En el caso de las carnes rojas la cifra debería ser “similar”, lo que se podría traducir a incluirla no más de 1-2 veces por semana. La cuestión es que en la mayoría de países desarrollados el consumo de carne está muy por encima de lo que debería ser normal, por ejemplo, según la Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española (Enide), el consumo de carne en España alcanza ya los 163.8 gramos DIARIOS; en México no encontré la cifra.

Carne. Porción

¿Deben cambiar las dietas tras el informe de la OMS?

Desde mi punto de vista no es nada nuevo, al contrario, solo viene a confirmar lo que ya llevamos diciendo por muchos años, comemos demasiada carne. A la hora de proporcionar al organismo las proteínas que necesita, es mejor apostar por incluir más leguminosas (frijol, haba, lenteja, garbanzo), pescados y huevo, en lugar de carne. De acuerdo a los datos que ofrece el libro de “La alimentación de los mexicanos”, el consumo de carne ha aumentado mucho a través de los años, mientras que el consumo de frijol se ha visto reducido; en 1980 el consumo anual de frijol por habitante se registró en 20.6 kg, para 2008 se ubicó en 11 kg.

Conclusión

Si quieres reducir la aparición de ciertos tipos de cáncer habría que:

  • Incluir en la dieta diaria: frutas, vegetales, granos enteros y leguminosas (fibra, vitaminas, minerales).
  • Evitar el consumo de carne procesada (curada, adobada y ahumada), ya que aumenta el riesgo de cáncer colorrectal #eligelomejor

Fuentes:

OMS. Comunicados de prensa. El Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer evalúa el consumo de la carne roja y de la carne procesada. 26/10/2015. http://www.who.int/mediacentre/news/releases/2015/cancer-red-meat/es/

ENIDE. Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española 2011. http://aesan.msssi.gob.es/AESAN/docs/docs/notas_prensa/Presentacion_ENIDE.pdf

Urigüen, P. G. (2012). La alimentación de los mexicanos. Cambios sociales y económicos, y su impacto en los hábitos alimenticios. México, D.F.: Cámara Nacional de la Industria de Transformación. http://www.clubnutricion.com.mx/educacion_continua/La%20alimentaci%C3%B3n%20de%20los%20mexicanos%20%E2%80%94%20Estudio%20completo.pdf

Nutrición y cáncer. Curso de Nutrición y Patologías. Dra. Paula Oliver Vara. Universidad de las Islas Baleares (UIB). Marzo 2014.

Compártelo  

3 comentarios

  1. ricardo iribarren
    3 octubre, 2016

    Hay toda clase de informacion dando vueltas por medios masivos de comunicacion e inclusive la internet, sobre que comer hace bien y que hace mal, deberiamos por ejemplo recordar como nos alimentaron nuestros padres cuando eramos niños, esas comidas eran balanceadas, nutritivas, sabrosas rara vez nos asentaban mal, salvo algun atracon. Si sabemos hoy que las dietas ofrecidas ayudan a un mejor standard de vida, sin embargo informarse bien, estar alertas es ser precavidos ,ver lo que se nos ofrece para consumir, valorar los beneficios y tambien daños que pueden causarnos es muy importante.

    Responder

2Pingbacks & Trackbacks en ¿Consumo de carne = cáncer? Aclarando dudas del informe de la OMS

  1. […] Nitritos o nitratos: En el proceso de fabricación, en la fase de curado, se adicionan nitritos o nitratos, los cuales contribuyen a dar color, sabor, textura y conservarlos por más tiempo. La mala noticia es que estos aditivos pueden generar compuestos llamados nitrosaminas que se ha visto que pueden aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer. OJO, el veneno está en la dosis. […]

  2. […] En el proceso de fabricación, en la fase de curado, les adicionan nitritos o nitratos, los cuales contribuyen a dar color, sabor, textura y conservarlos por más tiempo. La mala noticia es que estos aditivos pueden generar compuestos llamados nitrosaminas que se ha visto que pueden aumentar el riesgo de ciertos tipos de cáncer. OJO, el veneno está en la dosis. […]

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *