Principios de la alimentación intuitiva

La alimentación intuitiva es todo lo contrario a una dieta, es reaprender a escuchar las señales de tu cuerpo (hambre, saciedad y satisfacción). Para comprenderla es imprescindible conocer sus principios:

  • Rechaza la mentalidad de dieta y toma las decisiones sobre qué alimentos comer, cuándo y cuánto por tus señales internas en lugar de reglas externas.
  • Honra tu hambre: El hambre no es tu enemiga, sino que debes responder a sus señales. Si dejas que se acumule, lo más probable es que comas en exceso.
  • Haz las paces con la comida: Deshazte de las ideas sobre lo que debes o no debes comer.
  • Desafía a la policía de alimentos: No eres bueno ni malo por lo que comes o dejas de comer.
  • Respeta tus señales de saciedad: Al igual que su cuerpo te dice cuándo tiene hambre, también te indica cuándo está lleno, hazle caso.
  • Descubre el factor de satisfacción: Cuando elegimos los alimentos según el sabor, textura, aroma y no sobre la cantidad de gramos de grasa o calorías, la experiencia de comer es más satisfactoria.
  • Gestiona tus sentimientos sin comida: Encuentra otras actividades para manejar tus emociones como salir a caminar, meditar, escribir o llamar a un amigo. En este post te damos las herramientas necesarias para hacerlo. 
  • Respeta tu cuerpo: En lugar de criticar tu cuerpo por su aspecto y lo que percibes que está mal con él, reconoce que es capaz, bello y válido tal y como está.
  • Honra tu salud con la nutrición: La comida que comes debe saber bien y hacerte sentir bien.

¿Hay alguien que no deba probar la alimentación intuitiva?

No, la alimentación intuitiva ha demostrado ser beneficiosa y efectiva en niños, adolescentes, adultos y personas con diferentes enfermedades crónicas. El punto clave a tener en cuenta es que comer intuitivamente es en gran medida un proceso personal que no se logra de la noche a la mañana.

¿Cómo puede alguien comenzar a comer intuitivamente?

Te sugerimos que empieces leyendo el libro Intuitive Eating de Tribole y Resch, y después que te acerques a un profesional de la salud que maneje este enfoque para que te vaya guiando en el proceso.

¿Ya conocías este enfoque? ¿Qué opinas? Te leemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *