¿Cómo condimentar sanamente?

Este post surge a petición de un lector del blog que después de leer: ¿Por qué cuidar el consumo de sodio?, se quedó con la inquietud conocer las mejores formas y combinaciones de los condimentos para resaltar el sabor de la comida.
 
 
Admitámoslo, después de que la comida rápida y los productos industrializados nos ha acostumbrado a comer mucha sal, azúcar, grasa y saborizantes (artificiales o naturales), la comida que preparas en casa puede resultar en principio un poco insípida, por lo que acabamos agregando grandes cantidades de sal, consomés y jugos sazonadores para facilitarnos la tarea, pero OJO, esto acaba resultando en un platillo poco saludable. Así que hoy les tengo una buena noticia, ¡las hierbas y especias pueden convertir un platillo ordinario en un platillo delicioso con un poco de creatividad y ensayo prueba/error! 
A continuación les comparto una lista en orden alfabético de muchos condimentos saludables con algunas recomendaciones:
  • Ajo (no sal de ajo): Aunque es mejor preferir los dientes frescos, el ajo lo puedes encontrar en polvo o congelado. Combina muy bien con muchos platillos de carne, pescado, sopas, verduras, papas. Al igual que las frutas y verduras, entre menos cocido menos nutrimentos perderá.
  • Albahaca: Combina bien con todo tipo de hierbas frescas, como el ajo, perejil, estragón, entre otras especias de cocina. Su pareja perfecta es el jitomate, ¿o apoco hay algo combine mejor con una salsa o ensalada de tomate? ¡No!
  • Azafrán: Es la especie fundamental en las paellas. Es muy usado en la cocina española. Se emplea también en mariscos, risottos, y guisos españoles.
  • Canela: Es una especia muy versátil que se utiliza fundamentalmente para elaborar postres y bebidas, aunque muchos chefs ya la incluyen para aderezar platos salados, sobre todo carnes y arroces. Se utiliza tanto en rama como en polvo.
  • Cebolla: Aunque no es una especia, esta verdura es imprescindible en la cocina pues es uno de los condimentos más empleados en la cultura gastronómica mediterránea. Gracias a su jugosidad, la cebolla permite cocinar con muy poco aceite y agua. La puedes encontrar fresca o en polvo.
  • Cebollín: Debe su nombre a que su sabor recuerda mucho al de la cebolla, aunque es más suave. Combina muy bien con huevos, papas, ensaladas, arroz, mayonesa, pescados y mariscos, y cuando se pica finamente queda delicioso en sopas cremosas. Al secarse pierde casi todo su aroma, por lo que se debe emplear seco.
  • Chile: Obviamente no podía faltar, al ser la pareja perfecta de los platillos mexicanos. El chile es perfecto para potenciar el sabor de los platillos y disminuir la necesidad de sal.
  • Cilantro: Esta hierba se cultiva en todo el mundo y sus aplicaciones varían de país a país. En México se utilizan sus hojas para acompañar salsas, sopas, pastas, aderezos, carnes y pescados.
  • Clavo: Recurrimos a él para obtener sabores fuertes. Los capullos, enteros o molidos, están presentes en recetas hechas a base de carne, pescado y marisco, así como dulces, guisos y bebidas. Del clavo se extraen analgésicos, por ende su uso excesivo en un plato puede incurrir en dormir la lengua y evitar sentir bien los sabores.
  • Comino: Es una especia picante y potenciadora de sabor. Se utiliza comúnmente en la India, África del Norte y platillos mexicanos. Pruébala sobre hummus, palomitas de maíz o pan pita con un chorrito de aceite de oliva.
  • Cúrcuma: Es un polvo de color naranja brillante que se conoce para teñir utensilios de cocina, se utiliza principalmente en platos de la India para darle un sabor y color intenso. La curcumina, el elemento activo de la cúrcuma, es conocido por propiedades curativas, tales como la reducción de la inflamación. 
  • Curry: Es un polvo compuesto por al menos veinte especias diferentes (canela, clavos, jengibre, pimienta roja, pimentón). Pese a ser típica de la tradición culinaria de La India y el Extremo Oriente, se ha hecho muy popular en Occidente por su sabor picante, especialmente para carnes y arroces.
  • Eneldo: Es de la familia del perejil, con una gran capacidad de realzar el sabor de pescados, huevos, ensaladas, sopas y salsas. Sus hojas son mucho más ricas frescas y, puesto que pierden sabor al cocerse, es recomendable añadirlas al plato poco antes de servirse. También marina muy bien en aderezos y conservas hechas con vinagre.
  • Hierbabuena: Esta plata tiene un sabor intenso y fresco. Se utilizan tanto los tallos como las hojas, y éstas últimas frescas o secas. Combina bien con salsas que acompañan carnes y pescados, también en sopas, ensaladas y verduras cocidas.  Las hojas frescas se utilizan para preparar el famoso mojito y las hojas secas para preparar infusiones.
  • Jengibre: Esta raíz es esencial en la comida asiática por su sabor ligeramente dulce, ligeramente picante. Combina bien con el ajo en muchos platillos thai, hindús y chinos, en platos con curry, salsas, bebidas y postres.
  • Laurel: Es la planta que con más moderación se debe de emplear en la cocina, nunca más de 3 hojas, aunque se lleva bien con todas las especias. La podremos emplear en guisos con papa, leguminosas, pollo y carne.
  • Limón: El jugo de este cítrico resalta los sabores, combinando muy bien con muchos platillos con carne, pescado, pollo, en ensaladas, aderezos e incluso postres.
  • Menta: Se recomienda usar muy poquita cantidad por el sabor tan intenso. Se puede utilizar con carne, verduras y hasta con chocolate. Aunque también hay muchos usos en heladería y en coctelería, donde da un toque fresco.
  • Mostaza: Le da un sabor muy peculiar a las comidas, combina muy bien con carnes, pollo, pescado, ensaladas, espárragos, brócoli, salsas, aderezos y hay diversos tipos; Dijon que es suave, la inglesa de color claro y sabor picante, y las alemanas de color oscuro y sabor suave. Mi preferida es la Dijon.
  • Nuez moscada: Ya sea en polvo o rallada, la nuez moscada tiene un delicado sabor que combina muy bien en platillos vegetarianos, salsas cremosas para pasta, fruta, postres, papa, pollo, pescado y más.
  • Orégano: Tiene un sabor fuerte e irresistible, combina muy bien con pizzas y pastas, ensaladas, pozoles, vinagretas y marinadas. Junto con el limón y el ajo crean los sabores Griegos, acentuando el sabor en los pollos asados y carnes rojas.
  • Paprika: Este polvo rojo brillante está hecho de pimientos y es muy común en Hungría. Se puede usar en guisados, sopas, salsas para pasta y platos de carne.
  • Perejil: Se usa picado o en ramas para decorar salsas, sopas, rellenos o guisados. Es una hierba multiusos para resaltar sabores en sopas, verduras, carnes y mariscos. Les recomiendo usar las ramas junto con laurel y en sopas junto con tomillo.
  • Pimienta: Se puede usar en grano o molida y existen diversas variedades; la verde es ligeramente picante y es usualmente utilizada en salsas y guisados, la blanca y la negra son más picantes y se usan en sopas, verduras, adobos, marinados y estofados.
  • Romero: Es una especia solitaria en la cocina, dado que su fuerte olor y sabor no permiten la unión con otras especias a las que anula totalmente. De cualquier forma, la podremos utilizar en muchas carnes, pescados y salsas.
  • Sazonadores vegetarianos: En el mercado ya existen opciones de sazonadores que no tienen ningún producto animal, ni aditivos sintéticos, solamente vegetales deshidratados y especias que resaltaron el sabor de tus platillos y disminuirán la necesidad de sal.
  • Tomillo: Queda bien con el ajo, laurel, perejil y la cebolla. Potencia el sabor de quesos, sopas y otros guisados. Además de ser una buena especia para el adobo de todo tipo de aves.
  • Vinagre: Se usa principalmente para aderezar verduras y ensaladas y es la base de los escabeches y encurtidos, haciendo la función de conservador. Puede ser de diversos tipos: de vino, de jerez, blanco, de manzana, balsámico o aromatizados con diferentes hierbas tales como eneldo, estragón, romero o tomillo.
¿Cuáles evitar?
Cualquier condimento que contenga glutamato monosódico en su lista de ingredientes. ¿Por qué? Hoy se sabe que su consumo excesivo puede causar diversos problemas de salud (desde dolores de cabeza, náusea y vómito, hasta problemas neurológicos y enfermedades crónico degenerativas).
 
 
 
 
¿Cómo identificarlo en las etiquetas? Bajo todos estos nombres: glutamato monosódico, GMS, MSG, ajinomoto, ácido glutámico , potencializador o realzador del sabor, E621.
Algunos ejemplos NO SALUDABLES:
  • Caldos en cubito o en polvo ya sea de pollo, res, verduras… (tipo Knorr®). ¿Por qué? La respuesta resulta obvia después de leer la lista de ingredientes donde abunda la sal, azúcar, grasa y aditivos. Les comparto la del consomé de pollo: Sal, azúcar, aceite de palma, parcialmente hidrogenado** (grasas trans), glutamato monosódico, almidón de maíz y menos del 2% de cebolla en polvo, pollo deshidratado, ajo en polvo, cúrcuma, inosinato disódico, especias, TBHQ (conservante).
  • Jugo sazonador (tipo Maggi®). ¿Por qué? Checa su lista de ingredientes: agua, sal, salsa de soya, glutamato monosódico, color caramelo III, saborizantes idénticos al natural, ácido cítrico, ácido acético, acentuadores de sabor (inosinato de sodio y guanilato de sodio), sorbato de potasio como conservador (0,09%), citrato de sodio, aspartame (0,012g/100g).
A ustedes, ¿con qué les gusta condimentar? 
Compártelo  

1Pingbacks & Trackbacks en ¿Cómo condimentar sanamente?

  1. […] con más condimentos y menos sal. Aquí encontrarás las mejores formas y combinaciones de los condimentos para resaltar el sabor de l…. […]

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *