¿Cuáles suplementos y alimentos deportivos están aprobados?

El mundo del deporte está repleto de productos que aseguran mejorar el rendimiento, reducir el porcentaje de grasa, aumentar la masa muscular, incrementar la potencia, optimizar la utilización de oxígeno, etc… Los beneficios que prometen parecen tan esperanzadores que los suplementos para deportistas se han vuelto un negocio muy lucrativo.

suplementos deportivos

Si bien existe una lista de suplementos aprobados por la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), la mayoría de los productos disponibles no está correctamente regulada, esto significa que pueden contener ingredientes no declarados en la etiqueta, lo que pone en riesgo la salud del deportista, además, la mayoría carece de investigación científica.

¿Cuáles suplementos brindan beneficios y cuáles no? El Instituto Australiano del Deporte clasificó los suplementos y alimentos deportivos en 4 grupos, con base en un análisis de riesgo-beneficio de cada producto realizado por un panel de expertos en nutrición, medicina y ciencias relacionadas con el deporte:

  • Grupo A (APROBADOS): existe suficiente evidencia científica de que estos productos pueden utilizarse para conseguir un beneficio en el rendimiento en condiciones específicas.
  • Grupo B (BAJO CONSIDERACIÓN): existe un interés actual debido al resultado de estudios preliminares que sugieren un beneficio en el rendimiento, pero se requiere más investigación.
  • Grupo C (CARECEN DE PRUEBAS SOBRE SUS BENEFICIOS): no hay pruebas científicas y es poco probable que provean un beneficio que valga la pena.
  • Grupo D (PROHIBIDOS): el producto está declarado prohibido o tiene una alta probabilidad de estar contaminado con sustancias prohibidas.

¿Qué suplementos integran cada grupo? A continuación les comparto la lista para que no se dejen engañar por sus entrenadores e inviertan su dinero en los que realmente les traerán beneficios:

Suplementos-deportivos

Para concluir, les explicaré brevemente la función de cada uno de los suplementos o alimentos que tienen suficiente evidencia científica, es decir, los del Grupo A, ya que son los que en caso de ser necesarios y bajo supervisión médica, podrán considerar utilizar:

Producto Función
Antioxidantes y vitaminas C y E

Protegen a las células de los radicales libres generados en el ejercicio, los cuales se ha demostrado que ejercen un efecto negativo sobre el rendimiento y las contracciones musculares.

Barras energéticas

Proveen energía compacta y portable. Contienen hidratos de carbono, proteínas y micronutrimentos.

Bebidas deportivas

Rehidratan y aportan energía a los individuos durante y después del ejercicio.

Bicarbonato/citrato

Eliminan la acidosis intramuscular, considerada la primera causa de fatiga en actividades cortas e intensas.

Cafeína

Mejora la contracción muscular, moviliza las grasas, cambia la percepción del esfuerzo, incrementa la función de ciertas hormonas, estimula el sistema nervioso central.

Creatina

Mejora el rendimiento físico ya que incrementa la capacidad de hacer ejercicio a elevada intensidad y aumenta al mismo tiempo la masa muscular durante el entrenamiento.

Geles deportivos

Proveen hidratos de carbono en empaques prácticos de rápido consumo y digestión durante el ejercicio.

Multivitamínicos y minerales

Aseguran una adecuada ingestión de vitaminas y minerales para la función fisiológica óptima.

Suplementos de calcio y vitamina D

Aseguran una adecuada ingestión de calcio y vitamina D (se necesita para absorber el calcio), involucrados en la formación, crecimiento y mantenimiento de huesos y dientes, transmisión de impulsos nerviosos y coagulación de la sangre.

Suplementos líquidos de comida

Aseguran una adecuada ingesta de nutrimentos de manera práctica, ya que están listos para consumirse o son polvos que sólo necesitan de la adición de agua o leche.

Suplementos de hierro Aseguran una adecuada ingestión de este mineral tan importante que entre sus funciones se encuentra el transporte de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre.

Suplementos de reemplazo de electrolitos

Aportan al cuerpo suficientes electrolitos (sodio, potasio) en periodos de pérdidas sufridas por sudoración en actividades intensas, de larga duración y sobre todo en aquellas desarrolladas en condiciones de temperatura y humedad extremas.
Probióticos

Mejoran el equilibrio microbiano intestinal para prevenir prevenir enfermedades, sobre todo en aquellos con un elevado grado de estrés físico y ambiental.

¿Te sorprendieron los grupos? ¿Usas alguno de los que no tienen suficiente evidencia científica? ¡OJO! Infórmate y consulta a tu médico antes de ingerir algún tipo de suplemento #eligelomejor

Fuente:

  • Peniche, Boullosa. Nutrición aplicada al deporte. 2011. Mc Graw Hill.
Compártelo  
Categorías: Ejercicio, Tips

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *