Cómo encuentro tiempo para hacer ejercicio

El principal motivo para no hacer ejercicio según las encuestas es simplemente la famosa “falta de tiempo”.

Si tú también eres de las que no logras encontrar tiempo para hacerlo y sientes que las horas del día no te rinden, te dejo 3 tips que me han ayudado muchísimo a mi y a mis pacientes a encontrar un poco de tiempo:

1. Haz una lista de tu rutina y reajusta tus prioridades

Para empezar a tomar mejores decisiones es importante saber en qué se va tu tiempo. Lo único que tienes que hacer es elegir un día normal (de preferencia entre semana) y programar una alarma cada 4 horas, empezando desde que te despiertas y hasta que te duermes. Cada vez que suene la alarma escribe todas las actividades en las que invertiste esas 4 horas (si te cuesta trabajo recordar, hazlo cada 2 horas).

Esta lista te ayudará a detectar aquellas actividades que no son importantes, y que al eliminarlas pueden hacer espacio para tener tiempo de hacer ejercicio.

2. Escribe lo que estarás haciendo por adelantado

Estudios han comprobado que si no escribes ni visualizas lo que harás, lo más seguro es que termines por no hacer nada. Parece ser que el simple hecho de escribir te compromete, se convierte en una tarea por hacer, en una cita contigo y no solo en un pensamiento que se pierde en tu mente.

Por eso, te invito a escribir qué ejercicio harás, a qué hora y dónde, es importante que lo visualices y lo escribas en tu calendario, en tu agenda o en un lugar visible. Si no lo cumpliste, escribe en la misma agenda o calendario las razones por las que no fue posible hacerlo (así descubrirás también tus frases saboteadoras, pero ese es tema de otro post).

3. Hazlo divertido

Cuando una actividad es divertida es más probable que aprietes tu agenda para poder llevarla a cabo. Si tú ves el ejercicio como algo aburrido, te invito a probar algunas de estas ideas:

  • Sube el volumen y pon música que te guste.
  • Lleva un registro diario para ver que tan constante eres, de esta forma el ejercicio será como un reto.
  • Premia tu esfuerzo con una recompensa saludable. Por ejemplo: un baño delicioso, un smoothie delicioso al terminar la rutina, un nuevo legging si cumpliste tu meta todo el mes…
  • Si es posible invita a más personas a tu rutina diaria de ejercicio.

Y a ti, ¿qué cosas te han servido para volver del ejercicio un hábito? Me encantará que me platiques en comentarios.

Compártelo  
Categorías: Ejercicio, Tips

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *