Salchichas: Nutritivas ¿sí o no?

Una encuesta sobre el consumo de salchicha en México reveló que la principal razón de compra de este producto es porque creen que son sanas y nutritivas (espero que ustedes no entren en esa estadística, pero más del 70% de los entrevistados sí (¡¡¡qué horror!!!). ¿Por qué han llegado a creerse ese cuento? Basta con ver los anuncios en la televisión para darnos cuenta que las empresas fabricantes de salchichas promueven la idea de que estos productos son nutritivos y saludables, se anuncian como una manera práctica de consumir “carne”, pero hay que tener muy claro que eso es un engaño, se trata de un alimento muy procesado.
 ¿Qué contienen?
  • Agua: En las salchichas predomina el agua (60-70% de su peso).
  • Almidones: 97% de las marcas según la PROFECO, agregan almidón y harinas para hacerlas más jugosas (el almidón y las harinas retienen agua y sal), por lo que necesitarán menos carne para rellenarlas (les sale más barato).
  • Grasa: Más del 30% de su peso llega a ser de pura grasa, grasa animal, o sea saturada.
  • Colesterol: La cantidad de colesterol en dos salchichas es de 100 gramos, por lo que se deben consumir con moderación.
  • Proteína: Corresponde sólo entre 6-13% de su peso y no en todos los casos es de origen animal (varias marcas adicionan soya para disminuir costos de producción, por lo que la proteína ya no va a ser de alta calidad).
  • Sodio: Contienen entre 650-1200 mg por cada 100 g de salchicha, mientras que la Organización Mundial de la Salud recomienda no exceder los 2400 al día. Las marcas que se anuncian como “bajas en sodio”, en realidad no lo son, ya que para que un producto se considere bajo en sodio necesita tener  <140 mg.
  • Conservadores: Aunque algunos son indispensables para retardar el crecimiento de bacterias, varias marcas no los declaran, como tampoco lo hacen con colorantes, saborizantes, harinas, soya y grasa de cerdo. Los saborizantes, colorantes y conservadores pueden ocasionar alergias y otros se relacionan con el desarrollo de cáncer.
No conformes con el pobre contenido nutrimental del producto, los mercadólogos quieren engañar y confundir más a las personas, anunciando que contienen sustancias inexistentes, como “Kiro esenciales” o “Kiro proteínas”, utilizan leyendas engañosas que no corresponden con las características del producto, por ejemplo, “alta en proteína”, “con biofibras”, “contiene Bifidus”, “bajo en grasa”, “Avalado por la Asociación Mexicana de Medicina del Deporte”, entre otras.
¿Conclusión?
Las salchichas industrializadas no se comparan con la carne, son únicamente un refrigerio de limitado valor nutricional y cuyo consumo debe ser moderado y esporádico (al igual que los demás embutidos como jamón, queso de puerco, chorizo, longaniza, salami, mortadela, entre otros).
A pesar de ser “ricas”, prácticas e incluso económicas (depende de la marca), yo te recomendaría que no sacrifiques tu salud por comodidad, a largo plazo no conviene.
Fuente:
  • Revista del Consumidor
Compártelo  
Categorías: Despensa inteligente, Tips

2 comentarios

  1. lilis
    24 Abril, 2013

    GRACIAS…por la información,que hay de las salchichas de pavo ????compre unas de marca Tangamanga y estaban HORRIBLES supuestamente eran de pavo y sabian a plático

    Responder
  2. #eligelomejor
    24 Abril, 2013

    Este análisis NO excluye a las salchichas de pavo, ya que son casi los mismos ingredientes, lo que cambia es el tipo de carne, y como casi no tienen carne, pues no cambian mucho su contenido nutrimental.
    Las salchichas de pavo se recomiendan más porque se supone que tienen menos grasa, pero como menciono en el post, no siempre contienen lo que declaran o venden (dicen ser de pavo y tienen pavo con cerdo o pavo con soya).
    En este estudio NO analizan Tangamanga de pavo pero, por darte un ejemplo, las salchichas Bafar Frankfort, La Española de pavo, Sabori Parma de pavo, Sabori Parma de pavo con omega 3, Sabori Parma Bio de pavo y Bernina ostentan ser de pavo, pero mezclan pavo con cerdo, y otras hasta soya. Así que no debería que sorprendernos que no sepan a lo que dicen ser, ¿o si?
    Saludos ¡Gracias por pasar a visitar!

    Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *