Proteína en polvo vs. proteína natural

¿Cuál es la diferencia entre tomarte una proteína en polvo o comer proteína como pollo, huevo, pescado, etc.?

El consumo de proteínas es fundamental para la construcción y reparación de las células, tejidos, músculos, huesos, hormonas y parte de tu sistema inmunológico.

Para alcanzar tus requerimientos de proteína, las proteínas en polvo pueden ser una práctica alternativa, pero ¿son necesarias? ¿cuáles son sus ventajas y desventajas frente a los alimentos “naturales”? Sigue leyendo.

Ventajas

1. Los polvos de proteína pueden ser útiles si te cuesta recibir suficiente proteína a través de la dieta.

La ingestión diaria necesaria de proteínas depende de la edad, peso, género y nivel de actividad física, pero en personas activas oscila entre 1 y 2 gramos de proteína por kilo de peso al día, por lo que una persona que pesa 75 kg necesitaría entre 75 y 150 gramos diarios, dependiendo de su actividad física, los cuales en algunas personas pueden ser difíciles de alcanzar:

  • 1 medida (scoop) de proteína contiene en promedio 15-25 gramos de proteína
  • 1 lata de atún 21 gramos
  • 1 bistec de res 21 gramos
  • 90 gramos de pechuga de pollo 21 gramos

Por lo que pueden ser perfectamente equivalentes.

2. Ideales para cargar todo el día sin temor a que se echen a perder. Después de todo, es mucho más fácil cargar una proteína en polvo en la maleta del gimnasio que una pechuga de pollo.

3. La proteína en polvo se digiere más rápido (30 minutos aproximadamente), comparado con pollo, pescado o res que requiere entre 3 y 4 horas, o cortes grasos o embutidos que tarden de 5 a 6 horas.

4. Se pueden utilizar para preparar ricos smoothies combinados con fruta, mientras que con un bistec o una lata de atún no se podría tener una colación dulce.

Desventajas

1. Muchos de estos suplementos son costosos cuando se comparan con la proteína natural que puede obtenerse con facilidad de los alimentos altos en proteína como leche, huevos y el pollo.

2. La mayoría de los polvos de proteínas son altamente procesados, por ejemplo, para hacer una proteína aislada (isolated protein), se separa la mayoría de la proteína del alimento original mediante diferentes técnicas, ya sea un lavado con alcohol, un lavado con agua o una técnica de ionización. Después del aislamiento pasa a través de un proceso de filtración. En este punto, prácticamente todo excepto la proteína ha sido eliminado.

3. La mayoría de las proteínas contienen endulzantes artificiales, colorantes, saborizantes, para que tengan un sabor atractivo, por lo que distan mucho de ser un alimento natural y favorecen el gusto por las cosas dulces.

4. Al ser una bebida y no un alimento que masticamos, la saciedad que provoca es menor.

Conclusión

Las proteínas en polvo pueden ser una práctica alternativa para COMPLEMENTAR el consumo de proteínas diarias, pero NO son indispensables.

Los suplementos no son milagrosos, y lo mejor es incorporarlos bajo asesoría profesional ya que hay ocasiones que se consumen sin ninguna guía y se puede caer en excesos.

Fuente:
  • Andrews, Ryan. All About Protein Powders. Precision Nutrition.
  • Williams, Melvin H.; Anderson, Dawn E. Nutrición para la salud, la condición física y el deporte. 2ª edición. Paidotribo. Capítulo 6. Proteína.
Compártelo  
Categorías: Ejercicio, Tips

1 comentario

  1. miguel
    29 mayo, 2017

    Muy acertados sus consejos gracias

    Responder

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *