¿Qué es la resistencia a la insulina y cómo revertirla si la tienes?

La resistencia a la insulina es una condición REVERSIBLE en la que el cuerpo deja de reaccionar a la acción a la insulina.

La insulina es como una llave que permite la entrada de glucosa en la células.

Si la llave de la puerta (insulina) no funciona bien, la glucosa no pueda ingresar a la célula y el cuerpo va a necesitar producir más y más insulina para que no se eleven los niveles de glucosa en sangre.

¿Cómo saber si la tienes?

Un análisis de glucosa en sangre NO es suficiente para diagnosticar la resistencia a la insulina, necesitas también medir tus niveles de insulina.

Con esos 2 parámetros de laboratorio, glucosa e insulina en ayunas, puedes calcular tu HOMA-IR. Si es mayor a 1.9 significa que la tienes.

Después de que se diagnostica, se deben realizar cambios en el estilo de vida para revertirla.

La resistencia a la insulina puede favorecer el aumento de grasa corporal, el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares e incluso Alzheimer, ya que el cerebro también puede volverse resistente a la insulina.

¡Hoy te proponemos realizar estos 5 cambios!

1. Haz ejercicio aeróbico y anaeróbico

El ejercicio aeróbico como trotar o caminar mejora de manera inmediata la resistencia a la insulina al aumentar la absorción de glucosa en las células. Se recomienda realizar mínimo 25 minutos de ejercicio aeróbico 3 veces por semana.

El ejercicio anaeróbico como levantar pesas, también aumenta la sensibilidad a la insulina. Más series de ejercicio tienden a ser más efectivas que series individuales y las intensidades más altas son mejores que las moderadas.

2. Elige alimentos de bajo índice glucémico

Los alimentos con alto índice glucémico causan un aumento en los niveles de azúcar en la sangre y conducen a una fuerte secreción de insulina.

3. Incluye grasas saludables

Se ha visto en diversos estudios que con sólo agregar grasas saludables a la dieta, provenientes de alimentos como aceite de oliva, semillas y aguacate, se aumenta la capacidad del organismo de utilizar la insulina.

4. Asegúrate de incluir estos nutrientes

Revisa con la ayuda de tu nutriólogo que tu dieta no esté deficiente en vitamina D, magnesio y omega-3.

5. Duerme entre 7-8 horas cada noche

La falta de sueño, tanto en horas como en calidad, disminuye la sensibilidad a la insulina.

Una sola semana sin un sueño adecuado, es suficiente para afectar las funciones de la insulina.

Si conoces a alguien que le puede ser de utilidad esta información, por fa compartesela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *