Hábitos saludables

“Somos lo que hacemos repetidamente de modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito” – Aristóteles

¿Sabías que estudios estiman que el 40% de nuestros actos son rutinas que se han ido integrando en nuestro comportamiento y que repetimos día a día sin tener conciencia de ello?

Los hábitos que mantenemos pueden ser beneficiosos o perjudiciales para nosotros, por eso la importancia de tomar conciencia de éstos para poder decidir cuáles mantener, cuáles modificar, cuáles descartar y cuáles incorporar a nuestra rutina en beneficio de lo que queremos lograr.

En este post de compartimos 12 hábitos que puedes ir incorporando uno a uno (tómalos solo como punto de inspiración) para tener un mejor estado de salud.

*Es importante aclarar que no todos somos iguales ni nos funciona lo mismo, así que haz las adecuaciones necesarias para hacerlos tuyos y que se sientan naturales en tu vida.

HÁBITOS DE LA MAÑANA

  1. Visualiza tu día. Antes de entrar a las redes sociales dedica unos minutos a visualizar a detalle cómo quieres que sea tu día, qué quieres lograr, cómo te quieres sentir. También agradece por las cosas que hay en tu vida; la gratitud es uno de los sentimientos más poderosos.
  2. Mueve tu cuerpo. Elige tu actividad favorita para comenzar el día moviéndote. Puede ser bailar, caminar, hacer yoga, pilates… Lo importante es elegir algo que disfrutes y definir una meta realista (no importa que ahorita solo puedas moverte 10-15 minutos).
  3. Cepíllate en seco antes de bañarte. El cepillado en seco estimula tu sistema linfático, mejora tu sistema inmunológico, exfolia las células muertas, reduce la celulitis y mejora la circulación. ¡Compra un cepillo de cerdas naturales y copia los movimientos de la imagen!
  4. Come un desayuno saludable. Idealmente que incluya: frutas o verduras, proteínas (huevo, yogurt griego, frijoles…), cereales integrales (tortilla, pan integral, avena…) y grasas buenas (aguacate, nueces, almendras…).

HÁBITOS DE LA TARDE

  1. Come de acuerdo a un horario. Comer en horarios estables puede mejorar la digestión y evitar ataques de hambre.
  2. Empieza la comida con verduras. Ya sea en forma de ensaladas, sopas o verduras asadas/cocidas. Las verduras brindan saciedad y mejoran la digestión por su contenido de fibra. También aportan vitaminas y minerales
  3. Come lentamente. Así darás tiempo a tu cuerpo para que envíe la señal de saciedad a tu cerebro, tendrás una mejor digestión, menos gases y disfrutarás más los alimentos.
  4. Toma 4 vasos de agua. No durante la comida, pero sí a lo largo de la tarde, por ejemplo, a las 14:00, 15:30, 17:00 y 18:30. Tomar agua alivia la fatiga, evita el dolor de cabeza y las migrañas, ayuda en la digestión y a mantener la piel bonita.

HÁBITOS DE LA NOCHE

  1. Cena temprano. Trata de cenar al menos 2-3 horas antes de acostarte. Es conveniente dejar al cuerpo sin alimento unas 10-12 horas para que se lleven a cabo todos los procesos metábolicos y hormonales que nos permitan funcionar al 100%.
  2. Cena ligero. Cenar pesado puede llegar a alterar el sueño. Te recomendamos que por la noche evites los alimentos irritantes y ricos en grasa.
  3. Planea y visualiza tu día siguiente. Te sugerimos que escribas en una agenda las cosas que vas a llevar a cabo al día siguiente para sentirte increíble y acercarte a tus metas, por ejemplo, despertar a las 6 a.m., desayunar tal cosa, hacer 30 minutos de pilates, leer, etc…
  4. Duerme de 7-8 horas. Dormir bien incrementa la creatividad, reduce el estrés, mejora la memoria, protege el corazón, reduce la depresión y te ayuda a mantener un peso saludable.

Y tú, ¿qué hábitos que aún no tienes te gustaría incorporar a tu rutina? ¡Comparte en comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Vuelve al inicio