Estrategias para gestionar el hambre emocional

El vínculo entre las emociones y la alimentación es tan fuerte que en ocasiones parece imposible de romper, sin embargo, no tiene que ser así.

Antes de darte las estrategias para gestionarla, es muy importante que conozcas la diferencia entre el hambre fisiológica y el hambre emocional.

El hábito de comer emocionalmente se desencadena como un acto reflejo ante algún estado emocional como miedo, tristeza, estrés o aburrimiento.

Bloquear las emociones comiendo, aunque puede proporcionar un alivio temporal por la liberación de endorfinas y dopamina en el cerebro, es solamente transitorio, pues la realidad es que comer para evitar sentir solo prolongará e incrementará la intensidad emocional.

Para una vida plena, debes permitirte sentir todas estas emociones sin juzgarte, criticarte ni culpabilizarte por estar sintiendo lo que sientes.

Tienes que vivirlas y aprender de ellas. No quieras huir rápido.

Aquí te comparto los 3 pasos para gestionar el hambre emocional:

1. Identifícala. Ponle un nombre a la emoción y observa qué piensas y a qué te empuja.

Por ejemplo: «Estoy aburrida, ya son las 8 p.m. y no logro terminar este reporte, quiero ir a la maquinita por unas galletas».

2. Modúlala. Acepta la emoción sin huir de ella y pregúntate, ¿qué necesito? Si no es comida, ¿entonces qué es?

«Lo que necesito es distraerme, voy a salir a dar un paseo de 5 minutos para despejar mi mente».

3. Gestiónala. Actúa de forma sabia para gestionar las emociones.

«Salí a dar el paseo, sentir el aire me hizo bien, ya no siento el deseo intenso de comerme las galletas».

Ya sabes qué sientes y has aceptado esta emoción, ahora tienes dos opciones, continuar con la conducta que tenías hasta ahora, o bien puedes buscar otras maneras de gestionarla.

A continuación, te comparto algunos ejemplos de alternativas saludables para tranquilizarte sin comida:

Por último, si no te sientes capaz de gestionar tus emociones, no pasa nada, para eso estamos los profesionales de la salud que te podemos acompañar en este proceso de hacer las paces con la comida.

Haz una cita con nosotras. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *