¿Estás en tu peso saludable o debes modificarlo?

El peso saludable para ti es único y depende de muchos factores. Este post te ayudará a calcular si estás fuera de la zona de peligro en 3 sencillos pasos. 

¿Cómo sabes que necesitas perder peso?

“¡Hey, sólo mírame! ¿No es obvio?”, puede ser tu respuesta, pero no siempre es así. El aspecto físico puede jugar un papel en la determinación de tu peso adecuado, pero por un momento dejemos a un lado eso y considera el factor más importante: TU SALUD.

¿Qué es un peso saludable?

Un peso saludable significa que tienes la cantidad adecuada de grasa en relación con tu masa corporal total. Es un peso que te permite sentirte lleno de energía, reduce los riesgos para la salud, te ayuda a prevenir el envejecimiento prematuro (como articulaciones desgastadas por cargar demasiado peso) y mejora tu calidad de vida.

Pararte sobre la báscula sólo te indica tu peso total (incluido el hueso, músculo y agua), no te revela qué proporción de tu peso es grasa, mientras que al determinar los riesgos para la salud, ese factor es más importante que el peso por sí mismo.

¿Cómo sabes si tienes un peso saludable?

La manera más precisa de determinarlo es yendo con un especialista (nutriólogo), y que determine cuánta grasa tienes en el cuerpo y dónde está localizada, sin embargo, hoy les voy a compartir 3 factores clave que utilizamos los profesionales de la salud y te van a ayudar a calcularlo por ti mismo:

1. Calcula tu índice de masa corporal (IMC)

2. Mide tu circunferencia de tu cintura

3. Evalúa tu historial médico familiar

1) Calcula tu IMC

Utiliza la siguiente fórmula:

peso saludable

Pasos:

1.- Multiplica tu estatura (en metros) por tu estatura (en metros)

 2.- Divide tu peso (en kilogramos) entre el resultado del primer paso

3.- Verifica en qué categoría entras

Por ejemplo, una persona que pesa 90 kg y mide 1.73 m, tiene un IMC de 30.0, si lo comparamos con la siguiente tabla podremos darnos cuenta que presenta obesidad.

OJO. Aunque el valor del IMC tiende a relacionarse con la grasa corporal en la mayoría de las personas, no siempre es una buena asociación. Algunas personas pueden tener un IMC elevado, pero relativamente poca grasa, como en el caso de los atletas ya que su masa muscular es muy elevada.

 2) Mide tu cintura

Muchos padecimientos asociados con el exceso de peso, como hipertensión arterial, niveles altos de colesterol o triglicéridos en sangre, enfermedades del corazón, diabetes y ciertos tipos de cáncer, se encuentran bajo la influencia de la localización de la grasa.

La distribución de la grasa se puede describir ya sea en forma de manzana o de pera. Si la mayor parte de tu grasa está en tu cintura, se dice que tienes forma de manzana. Si la mayor parte de tu grasa está en la cadera y muslos, tienes forma de pera.

manzana pera

En general, en lo que se refiere a tu salud, es mejor tener forma de pera. Si tienes forma de manzana, tienes la grasa en y alrededor de los órganos abdominales, lo que aumenta el riesgo de desarrollar enfermedades.

¿Cómo saber si tienes forma de manzana? Mide tu cintura. Encuentra tus crestas iliacas (el punto más alto de cada lado de tu cadera) y pasa la cinta justo arriba de ese punto. Una medida que exceda los 100 cm en los hombres y los 89 cm en las mujeres indica forma de manzana e incrementa los riesgos para la salud.

Cintura medicion

 3) Evalúa tu historial médico-familiar

Los valores de tu IMC y tu medida de cintura no te dan el cuadro completo, también es importante un último test, el historial médico-familiar. Responde Si o No según sea el caso:

  • ¿Tienes algún familiar cercano con obesidad, enfermedades del corazón, diabetes, hipertensión arterial? Esto podría significar un mayor riesgo para ti.
  • ¿Has aumentando considerablemente de peso desde la prepa? Incluso si tienes un IMC normal puedes estar en alto riesgo de enfermarte si has subido más de 4.5 kg desde entonces.
  • ¿Tienes algún problema de salud como hipertensión o diabetes, que podría mejorar si pierdes peso?
  • ¿Fumas?
  • ¿Realizas poca actividad física?

Entonces, ¿estás en tu peso saludable?

Si tu IMC indica que no tienes sobrepeso, si no tienes demasiada grasa alrededor del abdomen y si respondiste de forma negativa a todas las preguntas del último test, es probable que te encuentres en tu peso saludable.

Si tu IMC indica sobrepeso, es decir, está entre 25 y 30, o la medida de tu abdomen excede los lineamientos saludables, y respondiste que sí a una o  más de las preguntas del último test, es probable que te beneficie perder algunos kilos.

Si tu IMC indica obesidad, es decir, es mayor a 30, es casi seguro que tienes que perder peso para mejorar tu salud y reducir el riesgo de enfermarte.

Ahora, si tu análisis muestra que tienes un peso saludable, pero aun así no te satisface tu aspecto, entonces tienes que reflexionar un poco. Si te encuentras entre la media o el límite superior de IMC saludable,  es probable que exista poco riesgo si pierdes algunos kilos, pero si te encuentras en el extremo inferior del intervalo de IMC saludable, perder peso te puede colocar en la categoría de bajo peso, entonces tu salud podría estar en riesgo.

¿Dudas? Escríbelas en comentarios #eligelomejor

Compártelo  

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *